Niños pequeños, lamento que su hermano nos deje pronto

Mi hijo mayor se va a mudar pronto y tanto como lo siento por mí, también lo siento por sus hermanos menores porque será difícil para ellos.

Me desperté de una agradable siesta en el sofá la otra noche. Mi hijo estaba trayendo bolsas de papel marrón de McDonald's. Mi hija tenía hambre y ansiaba comida rápida, y él se subió a su camioneta sin dudarlo y se la llevó.

Él me conoce lo suficientemente bien como para darse cuenta de que si la bata está puesta, me quedo para la noche. E incluso si una actividad propuesta solo implica pasar por el autoservicio para obtener papas fritas y batidos, no se llevará a cabo.

Mi hijo mayor se irá pronto de casa y todos lo vamos a sentir. (Twenty20 @przemekklos)



Mi hijo mayor ayuda a sus hermanos.

Cuando mi hijo menor estaba plantando su jardín la primavera pasada, salió a ayudarlo. Se quedó allí mirando las ollas, sin saber realmente qué hacer, pero me di cuenta de que a su hermano pequeño no le importaba. Tener su compañía era suficiente. Cuando enciende la parrilla para hacer una hamburguesa, pregunta si quieren una.

Si necesitan que los lleve a la casa de un amigo, se lo ofrece con gusto.

Cuando hace una pizza nocturna, siempre les envía un mensaje de texto. Escucho el timbre de su teléfono desde la comodidad de sus habitaciones y, por lo general, sigue el golpeteo de sus pies.

Mi hijo mayor nos dejará pronto y todos lo vamos a sentir.

Mi hija habla de convertir su habitación en un gran armario para ella y está emocionada de ocupar su lugar en el garaje, pero ella no quiere que se vaya.

Ha dormido en la habitación entre sus dos hermanos toda su vida. Él ha sido el primero en probar todo: la escuela, las fiestas de pijamas, andar en bicicleta, conseguir un trabajo, conducir. Los tranquiliza porque lo han visto hacer cosas difíciles, así que saben que ellos también pueden hacerlo.

No siempre ha disfrutado de su lugar como el mayor.

Mi hijo mayor es el que abre los tarros de pepinillos. Es muy bueno con las direcciones. Les enseñó a ambos a andar en bicicleta. Él sale y calienta el auto antes de que entren. Él es quien los hace reír cuando están molestos o frustrados.

Tampoco siempre le ha gustado ser el mayor. Sabe que el trabajo conlleva más responsabilidad y tener que aguantar cosas como ver a sus hermanos menores hacer cosas que él tenía que esperar para hacer.

Sabe que lo están observando y para eso necesita predicar con el ejemplo, algo que no siempre ha querido hacer.

Lamento que solo seamos tres en la mesa de la cena en lugar de cuatro. Lo siento, no siempre estaré dispuesto a dar un paseo para conseguir comida chatarra después de que oscurezca. Lo siento, no siempre podré abrir el frasco o hacerlos reír. Lamento que la dinámica cambie y nuestro hogar sea más tranquilo.

Estoy muy triste porque nos dejará y estoy triste por mí, pero también estoy triste por su hermano y hermana.

Puede que no sientan el vacío de la misma manera que yo, pero sé que lo sentirán.

Su relación de hermanos cambiará.

Porque la verdad es que, aunque mantengan una relación (que estoy seguro de que la mantendrán), no será lo mismo. No será como esta mañana cuando llegué de correr y estaban hablando en la cocina con el refrigerador abierto.

No será como cuando llego a casa del supermercado y él me ayuda a cargarlos e inspecciona todo lo que he comprado. No será como el otro día cuando estaba enferma y sabía que podía contar con él para ir a la tienda y llevar a su hermano y hermana a donde tenían que ir.

No es posible crecer con alguien y luego no sentir el espacio que deja cuando se muda. No es algo en lo que pueda pensar todavía: mi hijo se va y mis dos hijos menores sienten los efectos de todo.

Será difícil para mí, pero aún más difícil, ver a mis hijos más pequeños luchar con su ausencia.

Sé que se supone que esto sucederá y, como adulto joven, tiene que abrirse camino en el mundo. Pero, el hecho de que el hermano mayor de mis hijos menores esté creciendo y siga adelante es maravilloso y muy triste.

También es posible que desee leer:

Hermanos sin rival